Tuesday, January 17, 2017

Cunca, algo más que una taza de vino


Tenemos los gallegos una tradición que nos viene de muy antaño. Se trata de la manera más tradicional de beber vino en Galicia, el vino servido en taza, o “cunca” como se dice allí. Hasta no hace muchos años, rara era la taberna que no tuviese unos toneles de vino que servían para llenar  las  blancas jarras de porcelana que finalmente acababan en la barra del bar, o en la mesa para qué en ningún momento al parroquiano le  faltase vino en su cunca. Blanco o tinto, Ribeiro, Barrantes, Albariño… Los vinos de antaño que se producían en Galicia, vinos de escasa graduación por lo general, y tintos muy jóvenes de marcado color púrpura que dejaban nuestras lenguas moradas.





Con la llegada de nuevos vinos foráneos, y  un cambio de mentalidad en la forma de producir vino en Galicia, poco a poco esta forma de beber ha  ido perdiendo presencia, hasta el punto de pasar a ser una práctica no muy común. Aunque sigue  habiendo lugares “enxebres”, auténticos, donde todavía poder degustar estos caldos. Y también tiendas en las que poder adquirir el pack completo de una  jarra con sus cuncas. La taberna el Gato Negro en Santiago de Compostela es de visita obligada para degustar un vino en taza, y como no el Papuxa en Ribadavia, cuna del Ribeiro. Y seguro que Galicia, en sus innumerables tabernas esparcidas por sus aldeas y ciudades, encontraremos lugares donde nos faltará la oportunidad de probar esta tradicional manera de saborear un vino.




Todavía quedamos algunos nostálgicos que de vez en cuando ansiamos beber una de estas tazas con ese vino turbio o púrpura que alegrará nuestros sentidos, y hacemos de ello una ceremonia. También en casa cumple su función, y de vez en cuando es todo un placer dar rienda suelta a una tradición tan arraigada como la de beber vino en cunca.
¡A su salud damas y caballeros!

                                                                       




                                     




No comments:

Post a Comment